La simulación es un medio mediante el cual tanto nuevos procesos como procesos ya existentes pueden proyectarse, evaluarse y contemplarse sin correr el riesgo asociado a experiencias llevadas a cabo en un sistema real. Es decir, permite a las organizaciones estudiar sus procesos desde una perspectiva sistemática procurando una mejor comprensión de la causa y efecto entre ellos además de permitir una mejor predicción de ciertas situaciones.

¿Por qué simular?

En ocasiones puede revelarse como la única opción aplicable.

En efecto, las técnicas de optimización como la programación lineal, programación por metas y programación dinámica, son muy útiles cuando se desea una sola meta, para minimizar o maximizar (por ejemplo, menor costo, mayor utilización, mayores ventas, y menor tiempo de espera), pero se revelan incapaces de testear la robustez global de la solución encontrada.

Etapas en proyecto de simulación

La simulación de sistemas discretos contempla los sistemas cuyo  estado  cambia  en  instantes  discretos del tiempo. El tratamiento consiste en plantear la comprensión de un problema a través del proceso de construcción de un modelo de simulación por ordenador, que representa el grado de conocimiento que se tiene del sistema en el momento de la construcción del modelo que lo representa, así como la correspondencia entre el sistema real y el modelo de simulación que lo representa, lo que posibilita que el modelo sea construido para representar verazmente el sistema simulado.

Un modelo de simulación se entenderá como un medio de investigar susceptible de revisión permanente, posibilitando un refinamiento  progresivo  en  la comprensión del sistema, lo que habilita para tomar decisiones sobre la solución de los problemas que el sistema presenta. Es decir, la simulación de sistemas por ordenador está basada en una generalización del concepto de experimentación propio del método científico, según el cual en lugar de realizar los experimentos sobre  el  sistema  real,  se  realizan  sobre  un  modelo  dinámico  que  lo representa, de manera que si el modelo es una representación válida del  sistema  entonces  los  resultados  de  la  experimentación  con  el modelo pueden proyectarse al propio sistema.

Uno de los beneficios reconocidos de la simulación es el aspecto visual. Normalmente nos es más fácil reconocer el sistema que estamos investigando visualmente que no bajo un listado de números. Y siempre es más agradable, lo que posibilita incrementar la credibilidad del proyecto.

Hay otros beneficios que podemos obtener a través de la simulación:

  • Entender mejor el sistema
  • Mejorar la comunicación de ideas
  • Disminuir costes
  • Probar diferentes opciones fácil y rápidamente

Simular permite a los usuarios entender el sistema que se modela sin incrementar los costes de construir un sistema (si se proponen sistemas nuevos), cambiarlo (si existen uno en funcionamiento) o destruirlo.

La simulación permite incorporar cambios e inmediatamente ver los efectos que los cambios producen. Mientras que la simulación no garantiza la solución óptima a ningún problema, es la única técnica experimental cuando los métodos de la matemática formal no pueden reflejar la naturaleza del sistema. (“Operations Research: An Introduction”, H.A. Taha, ed. Wiley & Sons).

Ventajas de la simulación frente a otras formas de análisis

1. La simulación es relativamente sencilla y flexible.

2. Puede emplearse para analizar grandes y complejas situaciones del mundo real que no se pueden resolver mediante otro tipo de análisis.

3. Pueden incluirse complejidades del mundo real que la mayoría de los modelos de dirección de operaciones no pueden permitir. Por ejemplo, la simulación puede utilizar cualquier distribución de probabilidad que defina el usuario.

4. Con la simulación resulta posible “comprimir el tiempo”. Los efectos de las políticas de dirección de operaciones durante varios meses o años, se pueden obtener a través de la simulación con computadora en muy poco tiempo.

5. La simulación permite hacer preguntas hipotéticas del tipo “¿qué ocurriría si…?”  A los responsables de la toma de decisiones les gusta saber por anticipado cuáles van a ser las opciones más atractivas. Con un modelo informático, un directivo puede probar, en cuestión de minutos, diferentes decisiones sobre la política a seguir.

6. Las simulaciones no interfieren en los sistemas del mundo real. Así, puede resultar demasiado perjudicial, por ejemplo, experimentar físicamente con nuevas
estrategias o nuevas ideas en un hospital o en una planta manufacturera.

7. Con la simulación podemos estudiar los efectos interactivos de componentes individuales o de variables, para determinar cuáles son importantes